Los mejores colchones para niños

Los mejores colchones para niños

El descanso de tus hijos es una de las cosas que más te debe preocupar. Un niño debe dormir muchas horas y disfrutar de una buena comodidad para que el descanso sea el adecuado. Pero debes tener en cuenta que no todos los colchones son iguales, por lo que siempre debes comprar el que mejor se adapte a tus necesidades. A continuación te presento las diferentes opciones entre las que puedes elegir.

¿Qué colchón comprar según la edad del niño?

Dependiendo de la edad de tu hijo, tendrás que comprar una variedad u otra de colchón.

Si tu hijo tiene una edad comprendida entre los 0 y los 2 años, es muy importante que el colchón sea lo más firme posible, sin dejar de lado en ningún momento la comodidad del mismo. En este caso, siempre debes comprar un colchón que no aplique presión en ninguna parte de su cuerpo con el fin de evitar problemas respiratorios. Ten en cuenta que un buen colchón es importante a esta edad para evitar el riesgo de muerte súbita.

Si buscas un colchón para un niño de 2 a 10 años, debes tener en cuenta que tu hijo seguirá creciendo. En este caso deberás apostar por un colchón con una firmeza elevada y que a su vez se adapte al cuerpo de tu hijo con facilidad. Lo importante es que pueda dormir a gusto para poder afrontar el día siguiente con toda la fuerza que necesita. Eso sí, debes saber que cuanto más peso tenga tu hijo, más firme debe ser el colchón.

A partir de los 10 o 12 años de edad tu hijo necesitará un colchón que aporte gran firmeza, a la vez que las medidas deberán ser grandes para evitar tenerle que renovar el colchón al año siguiente. Ten en cuenta que a esta edad crecerán más rápido. Y no olvides tener en cuenta la comodidad del colchón.

Tipos de colchones para niños

Los colchones de muelles son una de las opciones más demandadas. Los mismos tienen una gran demanda porque cuentan con una gran firmeza, a la vez que ofrecen un buen acolchado y una buena adaptabilidad. Lo importante es que tu hijo no tenga la sensación de estar sobre una tabla. Eso sí, los colchones de muelles no son la mejor opción para los niños que son bastante pequeños.

Los colchones viscoelásticos ofrecerán a tu hijo una gran adaptabilidad y sobre todo un gran confort para que puedan descansar y recuperar energías para el día siguiente. En este caso te recomiendo que la densidad del núcleo y el acolchado sean amplias para que el peque de la casa pueda disfrutar de la comodidad que necesita todas las noches.

Los colchones de látex son otra opción por la que puedes apostar. Esta variedad de colchón destaca por ofrecer a los niños una gran adaptabilidad y una gran firmeza. Este tipo de colchón suele ser muy valorado por los niños, de aquí que cada vez tengan más demanda. Es más, con estos colchones tus hijos podrán disfrutar en todo momento de una buena postura en la espalda. El problema de este tipo de colchón es que retiene más el calor y sobre todo que cuenta con un precio elevado, es decir, no es apto para todas las familias.

Los colchones de espuma HR destacan por ser una de las opciones más económicas del mercado. En este caso hablamos de un colchón que es menos firme y menos duradero que los que hemos visto anteriormente. Debido a esto, puede ser una opción para los niños con poco peso, pero si tu hijo tiene una constitución grande, entonces lo que debes hacer es apostar por las otras opciones que te he presentado. Finalmente, si apuestas por esta opción asegúrate que la densidad de la espumación sea alta para conseguir un grado de firmeza importante.

Recomendaciones para elegir el mejor colchón

A la hora de comprar un colchón para tu hijo, es muy importante que tengas en cuenta sus medidas. Cuando hablo de medidas, no solo me refiero a la longitud del colchón para que tu hijo pueda tener espacio suficiente para extenderse y dormir, sino también en el grosor del colchón. Como nos dicen aquí, el grosor debería ser de 12 a 18 cm.

Los materiales de fabricación del colchón es otro punto en el cual te debes fijar. Personalmente te recomiendo elegir un colchón que sea hipoalergénico. También es importante que el colchón evite la acumulación del moho y de los ácaros.

También te recomiendo que el colchón sea traspirable. Gracias a esto el colchón de tu hijo no tendrá altas concentraciones de moho y sobre todo evitará que en verano pueda pasar demasiado calor.

Es importante apostar por usar protectores laterales de calidad y traspirables. Normalmente los protectores van unidos a las cunas para evitar que los niños se puedan caer. Pero en ocasiones, cuando los niños se hacen mayores también se pueden caer de la cama. En este caso es importante que los protectores sean de calidad y ofrezcan una buena transpirabilidad.

Usa una funda protectora desenfundable. Las fundas suelen ensuciarse bastante. Bien por el uso como por pequeñas fugas que pueden tener los niños. Para mantener seco y limpio el colchón, te recomiendo mirar si la funda protectora se puede retirar de manera sencilla para lavar. Así la higiene del colchón será más sencilla y no tendrás que limpiar todo el colchón. Además, esta funda deberá ser traspirable para que haya una buena ventilación y el calor no se concentre. 

Compártelo en tu red social: