Muebles imprescindibles en habitaciones de bebés

Muebles imprescindibles en habitaciones de bebés

Si ya has concebido las paredes, el suelo, la iluminación y los colores de la habitación de tu bebé, toca el turno ahora de centrar la atención en el mobiliario básico de este tipo de espacios. Como parte de la decoración, existen algunos aspectos dentro de los muebles que debemos atender, en aras de garantizar la seguridad y el máximo confort para nuestro pequeñín, y (¿Por qué no?) para nosotros también como padres.

Evidentemente, la cuna es un imprescindible dentro de la habitación, pero también se impone la presencia de un mueble para el almacenamiento, y el tradicional cambiador. Particularmente, cada uno de estos muebles guarda características muy importantes que debemos conocer, las cuales te mostramos en detalle a continuación para que realices una compra perfecta. Allá vamos.

Lo más importante: la cuna

Muebles en habitaciones de bebés: Cuna

Las habitaciones de bebés pueden ser muy diferentes unas de otras, pero hay algo que siempre se mantiene igual: la cuna. Este mueble es un imprescindible dentro de estos espacios, ya que aquí nuestro bebé podrá disfrutar de sus tan importantes horas de sueño. Algunas personas prefieren saltarse el gasto que supone comprar una cuna, recurriendo a modelos de segunda mano que algún familiar o amigo cercano les facilita. Aunque esta opción es válida, nuestra recomendación es que apuestes por una cuna completamente nueva, ya que de este modo, tendrás la oportunidad de elegirla de acuerdo al diseño de la habitación. Además, hoy en día, existen ofertas y descuentos en materia de cunas que se adaptan a todos los bolsillos.

En cuanto a los materiales, como bien podemos comprobar en la web regalospersonalizadosbebes.com, la tendencia apunta al uso de la madera y los metales como principal opción, discurriendo entre modelos clásicos y modernos que van desde las típicas cunas blancas de madera hasta las llamadas cunas convertibles o evolutivas, siendo estas últimas una inversión excelente que permite ser utilizada de diferentes formas conforme el bebé vaya creciendo.

Cambiadores: muebles versátiles

Muebles en habitaciones de bebés: Cambiador

La opinión general en torno a los cambiadores encuentra detractores y entusiastas por igual. Si bien es cierto que en épocas pasadas este tipo de muebles no existía (bastaba con colocar al bebé sobre una toalla en la cama para cambiarlo), hoy en día, el uso de los cambiadores supone un extra de comodidad para la madre o el padre, ya que no deben permanecer encorvados o adoptando posturas antinaturales mientras realizan el cambio del pañal. Al mismo tiempo, la oportunidad de almacenamiento que proporciona un cambiador es un motivo más para contar con ellos en la habitación, ya que en el futuro podríamos incluso utilizarlos de cómoda.

Si además de lo anterior, nos decantamos por un cambiador con bañera integrada, la inversión está más que justificada. Esta funcionalidad añadida permite extraer la bañera o bien levantar la superficie del cambiador para contar con un espacio cómodo y agradable que permita las actividades higiénicas del niño. A todo esto debemos sumarle un tercer aspecto, el cual gira en torno al espacio con que contemos en la habitación.

Si se trata de un dormitorio reducido, los cambiadores de pared son perfectos, ya que no ocupan espacio, y son capaces de replegarse sobre sí mismos para pasar inadvertidos mientras no se utilicen, aunque las posibilidades de almacenamiento obviamente no serán tan satisfactorias. 

Más opciones de almacenamiento

Opciones de almacenamiento en habitaciones de bebés

La organización es fundamental dentro de una habitación de bebé, y en este sentido, saltan a la vista las ventajas de disponer de un armario o cómoda. Si ya contamos con un modelo empotrado, tendremos la mitad de la batalla ganada, aunque por otra parte, siempre podremos adquirir este mueble auxiliar para contribuir al orden y la armonía del espacio. Dentro de los armarios para bebés, encontramos algunos muy útiles que incorporan baldas y colgadores especiales, aunque de manera general, nuestra la recomendación que podemos leer en este artículo es que optes por un mueble genérico, que no sólo te sea útil en las primeras etapas del niño, sino también cuando crezca y necesite guardar ropa más grande.

Por otra parte, si necesitas más opciones de almacenamiento, las estanterías y cajoneras también son una buena opción. Actualmente encontramos ofertas para todos los tamaños y formas, aunque si el espacio apremia dentro de la habitación, nada como una estantería de pared para aliviar el desorden.

Finalmente, los accesorios

Accesorios en habitaciones de bebés

Dentro de los accesorios más urgentes y necesarios encontramos los complementos textiles, como la ropa de cuna y las toallas. Este tipo de elementos guarda una oportunidad exquisita para realzar el estilo decorativo de la habitación, algo en lo que los adornos también pueden apoyarnos. Eso sí, debemos tener especial cuidado de no recargar demasiado la habitación, teniendo en cuenta que el bebé no podrá admirar estos detalles y realmente, no harán mucha falta al comienzo. Además, antes de comprar los accesorios, es recomendable esperar un tiempo, pues muchas veces los amigos cercanos y la familia terminan regalándolos.

Por otra parte, es necesario dedicarle unas líneas a la trona, que aunque no es un mueble tan necesario en las primeras etapas (será imprescindible más adelante, cuando demos paso a la alimentación complementaria), sí debemos tenerlos en cuenta, al igual que las piezas y accesorios de baño que faciliten la transición del bebé hacia una vida normal.

Compártelo en tu red social: