Tips para enseñar a ordenar las habitaciones infantiles

Ordenar las habitaciones

 Si eres padre de seguro sabrás que pedir a tus hijos que ordenen sus cuartos puede ser toda una agonía. En algunas ocasiones ellos te mienten y, después de decir que la ordenarán, descubres que están haciendo cualquier otro tipo de actividad. Esto puede llegar a ser frustrante, sobre todo si estás intentando enseñar a los niños acerca del orden y la responsabilidad.

Aunque las habitaciones de los niños suelen ser pequeñas y no contar con muchos espacios para guardar cosas, sí que tienen elementos que llegan a verse desordenados, como ropa, juguetes o útiles escolares, si no se tiene un mínimo de disciplina para mantenerlos en su lugar.

Del mismo modo, es importante que los niños aprendan el valor del orden y que lo implementen en su diario vivir. Debes entender que todo lo que los niños aprendan en su infancia repercutirá en el resto de su vida y que saber cómo ordenar la habitación será el primer paso para ordenar, más adelante, su vida adulta. En el siguiente texto te daremos algunos tips para lograr este fin.

Un lugar para cada cosa

Una gran verdad es que cuando tienes un lugar para todo, todo se encontrará en su lugar. Esto es algo que puedes adoptar con tus hijos, y es que cada vez que organizas puedes enseñarle que los juguetes van en la caja, la ropa en el armario, los zapatos en su lugar y así con todo. Una vez él aprenda ello, será mucho más sencillo cuando sea momento de organizar por su cuenta.

Mucho espacio de almacenamiento

Uno de los problemas más frecuentes, cuando los niños no organizan su cuarto, es que cuentan con muy poco espacio para ello. En este artículo de DiariodePontevedra nos recomiendan que instalemos un armario, cajones, unidades de almacenamiento, ganchos y todo lo que pueda ayudar al niño a recoger y guardar sus objetos con la mayor facilidad.

De la misma manera, puedes etiquetar cada lugar con el nombre de lo que va en él, así el niño sabrá dónde va cada cosa y podrá ordenarla por su cuenta.

Pon una rutina de orden

Somos seres de rutinas y estas deben iniciar desde la infancia. Es bueno que tu niño aprenda todas las mañanas a hacer su cama, recoger los juguetes y limpiar las estanterías, pequeñas acciones que le enseñaran el valor del aseo, el orden y la responsabilidad sobre sus cosas. Te aseguramos que de esta forma crearás hábitos saludables en los más pequeños y tendrás una mejor relación con ellos.

Proporciona asistencia

En este punto debes tener la edad de tu niño, en caso de ser muy pequeño deberás prestar asistencia para la limpieza de su cuarto. Cuando hagas ello puedes introducir alguna dinámica como juegos o historias, esto les gusta mucho a ellos y harán su experiencia mucho más amena. Recuerda que se encuentran en una edad de aprendizaje y tú debes estar presente en todo ese proceso.

Ni sobornos ni recompensas

Muchos padres utilizan incentivos para que los niños hagan sus deberes. Te decimos desde ya que esta no es una buena opción. Ellos deben aprender a administrar su habitación y su desorden sin que haya ninguna recompensa de por medio. De lo contrario se convertirá en un hábito y no podrás pedirle que haga algo sin ofrecerle un soborno.

Involúcrate

La independencia es una de las características que todo padre debe inculcar en sus hijos; sin embargo, esto no quiere decir que lo dejes solo en los procesos que él deba encarar. Cuando te involucras en lo que él hace, cuando lo ayudas y guías no solamente estás haciendo las tareas mucho más sencillas y amenas, sino que estás creando lazos imperecederos y recuerdos muy valiosos.

Compártelo en tu red social: